Los errores más comunes de los copywriters

El copywriting, imprescindible en el comercio electrónico

Aunque nosotros no lo veamos, el copywriting es una técnica que se utiliza habitualmente en internet. La función más conocida de estos es la de programar, diseñar y redactar los post. Aunque tiene muchas otras responsabilidades, esta es la parte más visible.Así pues, el aumento del ecommerce ha hecho que la figura del profesional copywriter sea una de las más demandadas. Estos textos requieren de una técnica y no pueden ser realizados por “cualquiera”.  Hasta los propios profesionales del sector caen en graves errores que repercuten a la empresa.

Dentro de esas otras funciones, encontramos la redacción de los textos publicitarios. Seguro que alguna vez te has encontrado con un banner que te incita a redirigirte a otra página. La redacción y el diseño de este, también es tarea del copywriter. A su vez, el diseño de las páginas  de aterrizaje, los artículos de blog e incluso los FAQS son redactados por un copywriter. 

En todas estas tareas se comparte un mismo objetivo: invitar al lector a realizar una acción. En ocasiones querrá que se compre el producto, otras que veas que existe un descuento, que te suscribas a la newsletter… Pero detrás de todo texto hay una “invitación”. 

Date cuenta de que el nivel de ventas en parte depende de cómo el copywriter esté realizando su trabajo, al fin y al cabo es una forma de atraer nuevos clientes y retener a los que ya existen.

Los errores más comunes

Muchos copywriters creen que lo más importante es la forma de redacción y sí, en parte lo es. Pero sin olvidar para quién estás redactando.

Otro de los errores más comunes es no centrarse en conocer a tu cliente antes de ponerse manos a la hora. Preocuparse demasiado por la legibilidad y no por el posicionamiento es otro punto que deberíamos trabajar. A su vez, dejar pasar desapercibido el canal de difusión sin adaptarse primero a este.  A continuación explicaremos cada uno de ellos más detalladamente.

El paso previo más olvidado

Parece mentira que a estas alturas con la cantidad de estrategias marketinianas que existen todavía se nos olvide que lo más  importante es conocer a nuestro cliente. Es uno de los errores más garrafales y que más nos puede afectar.

En un mundo perfecto, los clientes te darían un feedback sobre tu producto, aquellos aspectos a mejorar, lo que más les ha gustado… Pero, desgraciadamente, no es así. Somos nosotros quienes tenemos que salir a buscar esa información. 

Así que, el paso previo antes de comenzar a redactar es: ¿Para quién va dirigido?  ¿De qué le voy a hablar en este post? ¿Realmente le resulta relevante esta información? ¿Cómo se lo voy a hacer llegar? ¿Qué canal debería utilizar para la difusión? Esto no son más que ejemplos de algunas de las cuestiones que nos deberíamos plantear.

A la hora de redactar hay que tener en cuenta muchos más factores como la edad, el sexo, los gustos, las preferencias…Así pues, tampoco se utiliza el mismo lenguaje para dar a conocer la empresa que para quien ya la conoce. El copywriter es quien debe saber en qué momento utilizar uno u otro.

La forma en la que se comunica

Tu trabajo no es crear un texto más, carente de sentido y sin cohesión gramatical. En todo momento debes tener en cuenta lo que tu cliente quiere escuchar.

Además de ser coherente con tu texto y tus clientes debes serlo con uno mismo. Si tu empresa sigue una estrategia de precios, deberás potenciar los descuentos y tu tarea como copy será que el cliente vea que existe tal código promocional. ¿Ves la importancia del copywriting?

Por otra parte, hay que ser consecuente con nuestras acciones. Si nos hemos equivocado, no pasa nada. Reconocemos nuestro error y manos a la obra a por la siguiente estrategia. Lo importante es mantener las formas y sobre todo, el sentido común que en muchas ocasiones es el más olvidado.

Leer en voz alta

Por muy cómico que parezca, muchas veces leer en voz alta resulta ser la mejor de las técnicas para saber si estamos transmitiendo lo que realmente queremos. A veces, lo hemos leído tantas veces que nosotros mismos hemos tratado de convencernos de que nuestro trabajo está perfecto. Pero no es así.

Leyéndole a otra persona y en voz alta nos daremos cuenta de cómo realmente suenan nuestras palabras. Quizás haya algún error gramatical en el que no hayamos caído, una palabra demasiado repetida, algún fallo en la ortografía…Repasar, repasar y repasar siempre será el mejor consejo para un copy antes de publicarlo.

El posicionamiento

¿Qué pasa si tenemos el texto perfecto pero no llega a nuestro público? Esto es el llamado y temido posicionamiento. Uno de los errores más comunes, y lo cierto es que en plena era digital no entendemos por qué todavía no ha calado este concepto. 

Lo encontramos de forma orgánica y pagado. El primero de ellos es que el hace que nuestra página se sitúe entre los primeros resultados de forma natural.

No es fácil trabajar en ello, pues tiene detrás una larga estrategia en cuanto a listados de keywords, backlinks, textos con los caracteres adecuados, seguridad y hosting de la propia página… Como ves, no son pocos los aspectos a tener en cuenta.

Cuanto más arriba esté nuestra web, más visibilidad tendrá. Por lo tanto, más tráfico web obtendremos y esto se traduce en una mayor tasa de conversión. 

La mejor estrategia es la combinación de ambos, es decir, orgánico y de pago. Así pues, estaremos sí o sí en los diez primeros resultados que proporciona Google. Esto es extremadamente importante, dado que está científicamente demostrado que los usuarios cuando buscan algo no pasan de la primera página de resultados y rara vez de la segunda.

La analítica, el último paso

También hay quienes menosprecian este último paso y es uno de los más importantes. Las consecuencias de los errores en la analítica son de lo más temidas. Esto permite medir si nuestra estrategia ha funcionado o no. Así que debemos tener cuidado con los datos que tomamos.

¿Cómo si no vamos a saber si debemos volver  a implementarla o no?

No tengas miedo de repetir acciones que funcionaron. Eso sí, sin caer en la monotonía y la rutina y repetir siempre lo mismo. Pero si viste que a tu audiencia le gustó tener información sobre las tendencias del sector, indaga más sobre este. Proporciona publicaciones similares pero nunca iguales. Todas deben tener su trocito único. O  por ejemplo, si hiciste un sorteo en el que tuviste mucha participación, realiza otro. Pero recuerda, tampoco hagas uno cada semana. 

Si has detectado que x acción no funcionó en el pasado, no la repitas de la misma manera. Rescatala y piensa cómo modificarla para que esta vez sí funcione. Quizás simplemente falló el canal de difusión pero el mensaje era adecuado o viceversa. 

Tómate todo el tiempo que necesites en analizar tus estrategias, al fin y al cabo, las estrategias futuras también dependerán del éxito o del fracaso de las actuales. 

Cómo convertirse en el mejor

No hay una plantilla para convertirse en el mejor copywriter, simplemente sé tu mismo. Ten en cuenta todos los errores que hemos comentado y no te conviertas en uno más. 

Tener un carácter único y distintivo ayudará a que tus textos siempre porten un pedacito de ti. Atrévete a innovar, tus clientes (o futuros) clientes te lo agradecerán. Recuerda que no hay una parte que destaque más que otra. Tanto la planificación, como el diseño y el posterior análisis tienen su importancia para crear un buen copy. 

Los errores más comunes de los copywriters

2 commentaires sur “Los errores más comunes de los copywriters

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Retour en haut