8 Principios de empresas excelentes

Principios de empresas excelentes, consultor marketing online

¿Eres empresario? Seguro que estás buscando siempre la manera de mejorar tu negocio. Si es así. Hoy te hacemos un resumen de los 8 principios de empresas excelentes. ¿Te interesa, verdad? Pues coge papel y lápiz porque allá vamos.

Alcanzar la excelencia es uno de los objetivos que todo buen empresario pretende alcanzar. Un tema de lo más tratado en diversas investigaciones y publicaciones. Siendo uno de los libros más famosos el de Tom Peters y Robert H. Waterman.

Un libro titulado “En busca de la Excelencia” que explica cuáles son los 8 principios en los que grandes empresas han basado su camino a la excelencia. Pero aplicándolo a los pequeños negocios.

Así, partiendo de una investigación a empresas modélicas como McDonald´s, Caterpillar, Disney, HP, entre otras. Concluyeron que existían 8 principios de empresas excelentes que podían aplicarse a pequeñas y medianas empresas. ¿Quieres saber cuáles son?

¿Cuáles son los 8 principios que toda empresa debe perseguir para alcanzar la excelencia?

Orientación a la acción

  • Son empresas que siempre están preparadas para actuar.
  • Sus planes de acción son claros, simples y con objetivos bien definidos.
  • Están dispuestas a probar, experimentar y no tienen miedo a equivocarse. Pues esto último es una forma de aprender.
  • Fragmentación ante los problemas. Crean grupos operativos que se encargan de resolver problemas concretos. Y todo, en menos de 5 días.
  • Cuentan con una plantilla de empleados diversa. Cada uno es especialista en un área diferente. Y aporta su experiencia a la hora de resolver un problema.

Cercanía con el cliente

  • El cliente es lo primero. Y los empleados están concienciados de eso.
  • Uno de sus principales objetivos es que el cliente confíe en ellos.
  • Escuchan activamente a sus clientes e implementan las mejoras que estos requieren.
  • Miden sus resultados y se retroalimentan.
  • Forman constantemente a su personal en atención al cliente.
  • Se centran en un nicho en el que la empresa es buena y la convierten en la mejor.

Fomento de la autonomía e iniciativa en los empleados

  • Incitan la creatividad y participación de sus empleados. Nuevas ideas, productos, procedimientos y les dan los implementos para desarrollarlos.
  • Cuentan con grupos de investigación entre sus empleados. Son grupos autónomos cuyo objetivo es aportar novedades.
  • Recompensan a sus empleados por sus iniciativas y por sus logros.
  • Forman a sus empleados en la tolerancia al fracaso, pues es una parte lógica del proceso de crecimiento.
  • Buscan innovadores para componer su plantilla y les dejan llegar incluso a límites arriesgados para probar ideas nuevas.

Productividad desde las personas

  • Tratan a sus empleados con dignidad y respeto. Como adultos, socios, etc.
  • Hay una confianza total y real en sus empleados.
  • Los empleados se desarrollan en un ambiente de trabajo autónomo en el que pueden ver los resultados de su trabajo.
  • Invierten en sus empleados, los forman constantemente en materias útiles para la empresa.
  • Animan a su personal con incentivos constantes.

Orientación a los valores

  • Los valores por los que trabajan son útiles y rentables.
  • Están muy bien definidos y el trabajo de estas empresas está orientado a sus creencias y valores.
  • El proceso de definición de valores y la difusión de la misma es un proceso muy serio en la empresa.
  • Los valores parten de un líder que es el encargado de compartirlos con el resto del personal de la empresa.

Fidelidad a su negocio central

  • Son fieles a la competencia principal de la empresa. Esto es más eficaz que implantar la diversidad como una política principal.
  • Se valora la diversidad pero medida. Pues una estrategia basada en la diversidad solo no funciona.
  • Si hay que fusionarse se eligen pequeñas empresas para ello. Pues son fácilmente asimilables y no suponen asumir grandes riesgos.
  • La mayoría de las fusiones acaban mal.

Estructura simple y staff reducido

  • Gestionan un negocio complejo con una plantilla reducida y bien organizada.
  • Pocas capas gerenciales, división entre productos y unidad corporativa.
  • Sacrificar lo que signifique aumentar la complejidad.

Dirección central con libertad individual

  • Existe una dirección central que da bastante autonomía a todo el personal.
  • Controles rígidos pero abiertos a cambios que supongan mayor rapidez en los procesos.
  • La gestión de valores, el control de calidad y la atención al cliente corresponden a la Oficina Central, pero se incentiva a los trabajadores para que aporten ideas.
  • Amplio poder de las distintas divisiones.

 

8 Principios de empresas excelentes

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Retour en haut